En total se controlaron 21 mil vehículos y se labraron 2.200 infracciones por diferentes motivos.


Tolerancia cero es la consigna para conducir cualquier tipo de vehículo y su incumplimiento se paga con elevadas multas. Es por eso que durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo se intensificaron los controles de alcoholemia en distintos puntos de la provincia. 

Los controles estuvieron a cargo de Seguridad Vial y de Tránsito. Diego Figallo, Director de la Seguridad Vial, indicó que se controlaron 21 mil vehículos y se labraron 2.200 infracciones, de los cuales 212 conductores manejaban en estado de ebriedad.

Por otro lado, el funcionario destacó que hubo una merma considerable en la cantidad de conductores alcoholizados respecto de Navidad, oportunidad en la que se infraccionó a 290 conductores.

En otro orden, desde Tránsito municipal, informaron que se controló 6.500 vehículos y se labraron 633 actas de infracción. En este contexto se detectó 20 conductores ebrios y se retuvo 65 rodados.






Comentarios