Bajo la dirección de la maestra Inés Riveros Hidalgo, la compañía presentará "La Sylphide" este sábado y domingo en el Teatro Provincial. 


De todos los clásicos de ballet, “La Sylphide” es, sin dudas, uno de los más importantes no solo porque marcó el inicio del romanticismo en la danza sino porque a partir de él se comenzó a usar la punta. Interpretarla significa un inmenso desafío técnico y expresivo que el Ballet de la Provincia asumirá este fin de semana. Las funciones serán este sábado, a las 21, y domingo, a las 19, en el Teatro Provincial (Zuviría 70). 

Bajo la dirección de la maestra Inés Riveros Hidalgo, la compañía presentará esta historia de pasión y amor no correspondido con música de Hermann Lovenskjold y libreto de Adolphe Nourruit y Filippo Taglioni. Serán 40 bailarines en escena y la participación de alumnas de la Escuela Oficial de Ballet.

La Sylphide se repondrá este sábado y domingo en el Teatro Provincial (Web)

“La Sylphide” fue compuesta en 1842 por Taglioni para su hija María, y se considera el primer ballet romántico con temas fantásticos y figuras etéreas. Su protagonista, la bailarina María Taglioni, es recordada como el primer símbolo de la bailarina en puntas.

En esta oportunidad, la directora del Ballet pondrá en escena una adaptación propia de la obra basada en la versión de Auguste Bournonville, quién dos años después de verla en París le realizó algunas modificaciones basadas en su estilo coreográfico. 

“‘La Sylphide’ no es de las más populares pero sí una de las más importante. Es preciosa en cuanto a la trama, la música y la técnica. Está bueno que se conozca porque marcó el inicio del romanticismo. Con ella se comienza a ver el ballet como lo conocemos ahora, es decir se empiezan a usar las puntas y a tocar temas fantasiosos y misteriosos en la danza clásica”, explicó Inés, quien está al frente de la compañía desde junio de este año.  

La Sylphide se repondrá este fin de semana en el Teatro Provincial (Web)

El Ballet estrenó “La Sylphide” el año pasado y comenzó a preparar esta reposición hace un mes con 12 nuevos bailarines que se sumaron al grupo tras un concurso en febrero. Inés, de 32 años, contó que los ensayos fueron intensos por la complejidad de la obra. 

“Los intérpretes, en especial la protagonista, necesitan una técnica muy sólida porque la coreografía tiene saltos y baterías muy específicos. Y además tiene que mostrarse segura y hetera. Ese papel tiene que ser muy bien interpretado porque la obra es dramática”, finalizó. 






Comentarios