Hace dos días, los padres no convivientes de un niño de un año salteño acordaron que éste lleve primero el apellido materno y luego el paterno, con la intervención de Marta Aguilar Bossini, la Abogada del Niño.

La madre tenía 17 años cuando nació el bebé, e inició el caso cuando requirió que el padre lo reconociera legalmente. De esta forma, se trabajó en resguardo del derecho a la identidad del menor, y se logró que el padre lo reconociera de forma voluntaria.

Los padres no lograban ponerse de acuerdo sobre el apellido de la criatura, por lo que el martes 2 se realizó una audiencia por Zoom con ambas partes, así como también Mariana Inés Laconi, la Asesora de Incapaces Nº 8; y Claudia Güemes, la jueza de Personas y Familia.

Finalmente, durante la audiencia por videoconferencia los padres decidieron que la criatura llevará el apellido materno antes que el paterno, y se enviarán oficios al Registro Civil para terminar los trámites.