Las imágenes del estado del monolito y las placas conmemorativas reflejan la falta de respeto por parte de algunas personas, y el abandono por parte de las autoridades.


En julio de 2011 el país se vio conmocionado por el brutal asesinato de dos turistas francesas en la provincia de Salta. Se trataba de Cassandre Bouvier y Houria Moumni, quienes habían ingresado al circuito turístico de la Quebrada de San Lorenzo, a pocos kilómetros de la ciudad Capital, y no bajaron más.

(VíaSalta)

En conmemoración de las víctimas de tan atroz crimen, fueron levantados en el lugar en que se descubrieron los cuerpos, un monolito construido por el artista salteño radicado en Francia, Alfredo Garzón, y unas placas conmemorativas.

(VíaSalta)

Sin embargo, hoy el monumento se encuentra descolorido, azotado por los elementos, y completamente vandalizado por los dañinos de siempre. A su vez, las placas conmemorativas se encuentran completamente desgastadas y sus textos casi imposibles de leer.

(VíaSalta)

Un triste reflejo del abandono, la desidia y la falta de respeto por parte de las autoridades y las personas que visitan a diario ese cerro.



Comentarios