"Así sea el 31 de diciembre, la procesión del Milagro se tiene que hacer", expresó el arzobispo.


En todo el mundo, grandes eventos y celebraciones debieron ser canceladas, pospuestas o modificadas a causa de las medidas de prevención sanitarias implementadas por la pandemia de coronavirus. En Salta, la preocupación crece por lo que esto puede significar para la celebración de la Procesión en honor al Señor y Virgen del Milagro.

Respecto a esta preocupación, el Arzobispo Mario Antonio Cargnello expresó que su deseo es que se realice, aún si se tiene que esperar al último día del año. Así lo dijo en el programa Agenda Abierta, esperando que los curas lo apoyen en su posición.

Su deseo es que, si el virus lo permite, se lleve a cabo la procesión como todos los años, y si no es así, que se postergue, no que se cancele. Espera que se pueda hacer el 15 de septiembre, pero “si no podemos, habrá algún gesto virtual y en cuanto se pueda, la procesión”.

Finalmente, remarcó que es importante desalentar el desplazamiento multitudinario: los peregrinos no deben viajar; “la gente se está cuidando y se está cuidando bien. Yo creo en el pueblo de Salta y sé que se va a cuidar”.




Comentarios