Los abusos ocurrieron desde que la niña tenía 6 años hasta los 12. El hombre aprovechaba cuando los niños quedaban a su cargo.


A principios de 2018 un fue detenido luego de que su expareja lo acusara de abusar sexualmente de la hija de ambos, desde que esta tenía 6 hasta los 12 años. La pareja se encuentra separada y el hombre se quedó con la custodia de los cuatro hijos, todos menores de edad.

Un día en que la madre fue a visitar a sus hijos, se encontró con que su hijo mayor estaba llorando. Cuando le preguntó por qué lloraba, el hijo, muy angustiado, contestó que su papá se “acostaba con su hermana”. Ante tal declaración llamó a la menor y le pregunto si era cierto lo que decía su hermano a lo cual la niña, consintiendo, solo agachó su cabeza.

Ante esta situación, la mujer hizo la denuncia y el padre de los niños, de 53 años, fue detenido y llevado a juicio. Finalmente, el juez Ramón Haddad lo condenó a la pena de 12 años de prisión de cumplimiento efectivo y en el mismo fallo, dispuso la extracción de material genético del imputado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato Único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.




Comentarios