Su hijo de nueve años falleció como consecuencia de una enfermedad neurológica. Su mamá decidió donar sus órganos.


Ayer se realizó la primera ablación de órganos en el Hospital Público Materno Infantil de Salta. La familia de un niño de nueve años, que falleció como consecuencia de un status epiléptico, decidió donar sus órganos y salvar la vida de pequeños que están en lista de espera.

La ablación de hizo en el marco de un importante operativo protocolar y de seguridad que duró 72 horas. El corazón del niño fue trasladado al Hospital Italiano de Buenos Aires, donde está internado el receptor. En cuanto a los riñones y córneas, en principio se quedarán en Salta.

El viernes pasado el niño sufrió un status epiléptico y los médicos le diagnosticaron muerte cerebral. Ante el diagnóstico, su mamá tomó la decisión de donar sus órganos para salvar otras vidas y evitar que otras mamás pasen por su misma situación.

“Fue muy duro, pero trabajamos para proteger a la familia, contenerla. Ellos son de la ciudad, muy creyentes y muy unidos. Fue una experiencia sanadora”, contó la jefa de la Terapia Intensiva del Hospital Público Materno Infantil, Sandra Chuchuy.




Comentarios