Los testigos contaron que solían escuchar gritos o discusiones desde la vivienda de la pareja. No advirtieron agresión el día de la muerte.


Pese a que el informe de la autopsia realizada en el cuerpo de Lucila Maizares determinó que murió como consecuencia de un ACV, la investigación sigue abierta.

Los familiares y amigos de la joven reclamaron el esclarecimiento de este caso en la puerta del Poder Judicial de Salta. Aseguran que la pareja de Lucila, “Fiki” Flores, agredía violentamente a la mujer.

Ante el reclamo, la fiscal Luján Sodero Calvet citó a declarar a algunos vecinos del barrio. Los testigos relataron que solían escuchar gritos o discusiones desde la vivienda de la pareja, pero no advirtieron si hubo manifestaciones de agresión en el momento que falleció Lucila.

La joven mamá murió el lunes pasado en su vivienda en barrio Unión. Fue su marido quién salió a la calle a pedir auxilio pero horas más tarde fue arrestado. El hombre continúa detenido por otro hecho en el que es acusado de una brutal golpiza a un vecino de Finca Independencia.




Comentarios