Se trata de la propietaria y de una empleada de la sala maternal. El pequeño tenía ocho meses.


La propietaria y una empleada del jardín maternal donde el año pasado murió un bebé de ocho meses irán a juicio acusadas de homicidio culposo.

El juicio fue requerido por la fiscal penal 3 de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, Verónica Simesen, quien evaluó los resultados de la autopsia al cuerpo del menor y determinó que murió como consecuencia de una neumopatía (bronquilitis) y broncoaspiración.

De esta manera, Simesen consideró que tanto la empleada como la propietaria de la guardería son responsables de la muerte porque ambas tenían la responsabilidad de cuidarlo.

La responsabilidad de la dueña del jardín maternal ubicado en Santa Fe al 600 está en haber contratado para ese trabajo a una persona que no tenía formación para hacerlo. Por su parte, a la niñera se le atribuye no haberle dado los cuidados necesarios al pequeño. También se sospecha que las maniobras de resucitación que se hicieron, fueron extemporáneas.




Comentarios