Seguramente ya has visto o escuchado sobre el video viral llamado “Save Ralph”, el cual trata sobre la vida de un conejo que es utilizado para probar artículos relacionados con el mundo de la belleza.

//Mirá también: Un estudio reveló cuánto gastan los argentinos en cosméticos al año

La producción audiovisual hace parte de una campaña global creada por Humane Society International, que busca prohibir las pruebas con animales que se realizan en los laboratorios, donde observan las distintas reacciones en la piel, en el pelo, en los órganos, en el comportamiento, etc. al usar los cosméticos.

El clip de tan solo tres minutos y que está grabado a modo de documental ha generado concientización sobre el sufrimiento de los animales al ser objetos para el testeo, además de generar la duda sobre cómo reconocer a las marcas que han dejado de lado este tipo de pruebas.

¿Qué es el cruelty free y cómo reconocerlo?

Para identificar si un producto es cruelty free es importante revisar en su envase si lleva algunos de los sellos que señalan que este no ha sido testeado en animales. Entre los sellos más conocidos está el de un conejo. Te dejamos algunos de los sellos que puedes encontrar:

Los logos que llevan los productos que no testean en animales.Gentileza:

Algunas de las marcas más conocidas que NO testean en animales:

- Urban Decay

-NYX

-Too Faced

- Tarte Cosmetics (Sin embargo, debe tenerse en cuenta que es propiedad de Kose, una empresa matriz que realiza pruebas en animales cuando lo exige la ley).

- Wet n wild

- Real Techniques

- Milani

- Elf Cosmetics

- Essence

- Anastasia Beverly Hills

- Dove

- Garnier

- Natura

- SEYTÚ

- HERBAL ESSENCE

Aplicaciones para saber si las marcas son cruelty free o no

Son tantas las marcas que existen en el mercado tanto para productos de maquillaje, cuidado de la piel, del cabello, entre otros, que la lista es bastante larga.

Por esa razón, si tienes dudas sobre si una marca es o no Cruelty Free, existen aplicaciones móviles que con solo escanear o buscar el nombre del producto te dará una respuesta.

Solo debes escanear el código de barra del producto para saber si es testeado en animales.Gentileza

Cruelty Cutter

Es una aplicación que te muestra si la marca o producto que has comprado ha sido testado o probado en animales. Para usar la aplicación lo único que tienes que hacer es abrir la app y escanear el código de barras con la cámara e inmediatamente te pondrá si es o no.

Bunny Free

Es muy parecida a la anterior, pero se encuentra en inglés. Un dato no menor es que la información está sincronizada con los datos de People for the ethical treatment of animal (PETA).

Cruelty Free

Si lo que quieres saber son exactamente cada reconocida marca que es importada desde Estados Unidos que no testean en animales y que están certificadas por el programa Leaping Bunny, está es tu mejor opción para acompañarte a la hora de ir al super.

//Mirá también: Una marca japonesa enseña a los hombres cómo deben maquillarse

Qué diferencia hay entre los cosméticos veganos y los no testeados en animales

Cada vez vemos más etiquetas que dicen “vegano”, “ecológico” o “cruelty free” en los envases de los productos para el cuidado y la belleza. Pero, ¿Qué diferencia tienen?

Tengamos presente que para que un producto cosmético pueda ser considerado como “vegano”, no debe contener ningún ingrediente de origen animal, ni de sus derivados, tampoco debe afectar el hábitat natural de ellos o ponerlos en algún tipo de riesgo.

Existe una gran diferencia entre los productos cruelty free y los veganos.Foto: Freepik

Por otro lado, si la etiqueta señala que es “cruelty free” se refiere a que ninguno de sus ingredientes ha sido testeado en animales. Sin embargo, hay marcas que entran dentro de esta categoría pero que hacen parte de marcas más grandes que sí lo hacen.

Imágenes del video viral "Save Ralph"Gentileza:

También es importante entender que cada país tiene su propia legislación y que las marcas se acomodan a dichas reglamentaciones. Por ejemplo, si una marca de cosméticos quiere vender en China están obligados por ley a ser probados en animales, aunque en otros países sean “cruelty free”.