La reinauguración del Anfiteatro Municipal Humberto de Nito le devolvió a Rosario una de sus joyas arquitectónicas. Y lo convirtió en la sede destacada de shows de grandes bandas del rock nacional.


El Koilon, la Skene y la Orchestra. Así llamaban los griegos a las tres partes que conformaban sus teatros al aire libre, donde solían disfrutar de las danzas y cantos corales en los siglos VI y V a. C.

Aunque estos espectáculos se realizaban, en principio, en cualquier espacio abierto cercano al templo del dios Dioniso, los griegos quisieron crear un lugar destinado específicamente para esa actividad. Así fue como hallaron un espacio, de tierra lisa y forma circular, al que denominaron orchestra. Detrás de ella, armaron una estructura elevada de alrededor de tres metros, rectangular, alargada y estrecha, en la que decidieron que debían subirse quienes tuvieran algún espectáculo para dar, y así crearon la Skene. Luego le dieron origen al Koilon, de forma semicircular, que destinaron para el asiento del público.

Así nació el teatro griego, y en él se inspiró Ricardo Grau, exconcejal de la ciudad de Rosario, para proponer en 1949 la creación del Anfiteatro Municipal “Humberto de Nito”.

Anfiteatro Municipal “Humberto de Nito”

“Venía a este lugar a jugar cuando tenía 10 o 12 años, y me imaginé que la barranca del río era el sitio ideal para crear algo parecido a lo que hicieron los griegos”, contó en 2014 durante una entrevista que le brindó al Sindicato de Músicos de Rosario.

Si bien su propuesta se convirtió en decreto en 1949, no fue hasta 1971 que esta obra cobró forma dentro del Parque Urquiza de la ciudad. “Nació junto al rock”, sostuvieron durante muchos años cientos de artistas locales que se subieron a ese escenario a dar conciertos con la acústica natural que la barranca les otorgaba.

Aunque Rosario es célebre por ser cuna de artistas que llegaron a la escena de la música nacional, como Fito Páez y Juan Carlos Baglietto, entre otros, este espacio público perdió su esencia y quedó en ruinas. Vecinos, grupos de artistas y sindicatos fueron quienes impulsaron su recuperación, y en 2017 lo consiguieron.

Después de un año de obras públicas valuadas en más de 15 millones de pesos, el Anfiteatro fue reinaugurado con un escenario techado y mejoras en la acústica. También se refaccionaron las escalinatas con cableado y luminarias, los camarines, los espacios comunes y todos los baños. Y, además, se aprovechó la movida para mejorar sus cuatro ingresos: dos generales desde el parque Urquiza (arriba), y dos desde los costados del escenario, uno destinado a la entrada de técnica y el otro a las personas con movilidad reducida.

La reapertura fue el pasado 8 de septiembre y estuvo repleta de recuerdos. Se realizaron homenajes a Piturro Benassi, el guitarrista de los Shocklenders, que falleció en 2017, y a La Trova Rosarina, la banda que contó con participaciones de Fito Páez, Juan Carlos Baglietto y Silvina Garré, entre otros.

Este verano, el Anfiteatro es el punto central del encuentro “Rosario bajo las Estrellas”, la propuesta que invita a disfrutar de espectáculos de calidad y gratuitos al aire libre.

Espectáculos de lujo

El Anfiteatro será la sede destacada de Rosario bajo las estrellas y el lugar de presentación de shows de grandes bandas del rock nacional durante 2019.

Anfiteatro Municipal “Humberto de Nito”

Vilma Palma e Vampiros darán un show gratuito el 23 de febrero, desde las 21 hs, en el marco de Rosario bajo las estrellas.

Babasonicos + El Cuelgue llegan el 16 de marzo al “Anfi” para dar un show a partir de las 21. Las entradas ya están a la venta.

Anfiteatro Municipal “Humberto de Nito”

Las Pastillas del Abuelo + Jeites se presentarán el 13 de abril en el reinagurado Anfiteatro. Los tickets ya están disponibles.




Comentarios