Un estudio a cargo de un instituto alemán confirmó que poseen un lugar de almacenamiento especial en nuestro cerebro.


Últimamente las personas han puesto mayor atención en las canciones y se dieron cuenta que a pesar de no haberlas escuchado durante un largo período de tiempo, seguían recordandolas, pero ¿por qué quedan grabadas en nuestra mente?

Según BBC News, un estudio que encabezó Daniela Sammler, del Max Planck Institute for Human Cognitive and Brain Sciences, observó que las letras de las canciones posee un lugar de almacenamiento especial en nuestro cerebro, que está separada de la que se usa para guardar la melodía.

Aseguran las letras de las canciones posee un lugar de almacenamiento especial en nuestro cerebro (web).

Cuando escuchamos una canción, hay tres motivos por los cuales las personas recuerdan las letras. Quien dio detalles al respecto fue la psicóloga musical Vicky Williamson.

Para la profesional, la exposición repetida a las canciones, los desencadenantes emocionales y la memoria motora son las que inciden a la hora del recuerdo a pesar de no escuchar la o las canciones por un largo período de tiempo.

A la hora de hablar de exposición repetida hace referencia a la capacidad de ser escuchadas de manera constante en diferentes lugares (web).

A la hora de hablar de exposición repetida hace referencia a la capacidad de ser escuchadas de manera constante en diferentes lugares como pueden ser el auto, gimnasios, restaurantes, entre otros.

Vicky Williamson hace hincapié en los desencadenantes emocionales, es decir, el vínculo que hace la persona entre una canción y una situación a la que se le asignó previamente una emoción fuerte en particular.

La psicóloga también remarcó la importancia de la memoria motora, es decir, la capacidad de aprender a cantarla sin importar si es en un escenario o en la ducha, por lo que luego se convierte en un hábito y es fácil recordarla sin realizar mucho esfuerzo.

Para vos, ¿cuál es la canción que sin importar el tiempo que pase vas a recordar por siempre?


En esta nota:

Ciencia Salud



Comentarios