El 23 de mayo de 2017 Ariana Grande salía al escenario del estadio Arena de Manchester, en Inglaterra, sin saber que aquel recital cambiaría su vida para siempre. A minutos del comienzo del show, un atentado terrorista dejó 22 muertos y más de 50 heridos. El trágico episodio nunca dejó de estar presente en la vida de la cantante y, en las últimas horas, la cantante contó las consecuencias psicológicas que le trajo.

A través de sus redes sociales, Ariana contó: "Hola mis amores. Es hora de ser sincera. Mi depresión y ansiedad han estado en unos niveles muy altos últimamente".

Después de ser criticada por suspender los meet & greets de su último concierto, la artista explicó: "He estado dándoles todo lo que tenía y tratando de dejar estos problemas a un lado pero no puedo enmascararlos más. Hoy ha sido un día muy duro".

(Foto: Instagram/ arianagrande)

En esta línea, Ariana contó: "Después de sufrir un par de ataques de pánico, creo que la mejor decisión que había que tomar era la de cancelar los 'meet & greets' y guardar toda mi energía para el show".

"No quiero apresurarme en la decisión de pasar tiempo con mis fans y que parezca que no estoy cómoda. Me gusta pasar tiempo con ustedes pero no si no soy capaz de dar lo mejor de mi", aclaró la celebridad estadounidense.

Finalmente, reconoció sobre su estado de salud mental: "Ojalá pudiese controlar estos ataques, pero como cualquier persona que sufre ansiedad o depresión sabe, nadie puede controlarlos".

Ariana Grande junto a su mascota (Foto: Instagram/ arianagrande)

Cabe destacar que el pasado 28 de agosto, a dos años del atentado, Ariana volvió a presentarse en Manchester. Esta situación fue una prueba de fuego para ella y pudo haberle generado esta ansiedad que la llevó a sufrir estos nuevos ataques de pánico.

Durante el show, la intérprete de Thank U, Next le confesó al público que estaba "completamente abrumada" y "muy nerviosa".

Y, luego, confesó emocionada: "Su amor, fuerza, y unidad me mostraron a mí, a mis bailarines, a la banda y a todo el equipo que no nos tenemos que vencer. Pienso en Manchester constantemente y llevaré esto conmigo todos los días, por el resto de mi vida".