Los titulares de los taxis de Rosario, provincia de Santa Fe, propusieron un aumento de tarifas. El mismo fue apoyado por los choferes, quienes sin embargo también exigieron mejores condiciones de trabajo.

Los conductores plantearon una serie de puntos a tratar: la falta de registro de la totalidad de las horas trabajadas, salarios magros que no llegan a los $60 mil, ausencia de pago de vacaciones y aguinaldo, recibos bajos que no les permiten tener una buena cobertura de salud, entre otros.

Según informó La Capital, el lunes 11 la comisión de Servicios Públicos del Concejo recibirá a Horacio Yannotti, titular del Sindicato de Peones. En este marco se desarrollará una audiencia en la cual se escuchará la posición del gremio sobre la solicitud de los titulares.

Dicha petición consta de un 40% de aumento durante abril y un 30% extra en septiembre. Estos porcentajes arrojados están basados en un estudio de costos elaborado por la Cámara de Titulares de Taxis de Rosario (Catiltar) que evidencia un 124% de desfasaje.

Taxistas de Rosario apoyaron la suba tarifaria y exigieron mejores condiciones en el trabajo.

Si bien la suba tarifaria exigida parece razonable, los ediles aguardarán a ver las cifras de abril. Se espera un nuevo informe del Ente de la Movilidad, un organismo que analiza la movilidad urbana de la provincia: transporte público masivo, individual y especial; de uso privado, transporte no motorizado y de otros servicios conexos y/o relacionado a la movilidad urbana.

Los últimos números disponibles corresponden a enero, indicando un 5% en la bajada de bandera y, a su vez, un 64% en la caída de ficha. En tres meses esas cifras pueden cambiar.

Taxistas de Santa Fe exigen mejores condiciones laborales

En este sentido, los peones apoyaron el pedido: “Durante los últimos 15 años el municipio ha intentando que la falta de colectivos, el servicio público por excelencia, se trate de suplantar por el taxi, y eso es imposible”, aseguró Yannotti, advirtiendo que con las tarifas actuales se les dificulta seguir trabajando.

No obstante, el sindicalista argumentó que si los políticos entienden que es un rubro esencial, también deberían evaluar las condiciones en las que los taxistas trabajan. En este marco, pidió que se discuta la situación contractual y un posible mayor control sobre la actividad por parte de la Municipalidad.

Horacio Yannotti, titular del Sindicato de Peones, pidió mejores condiciones laborales para los taxistas de Santa Fe. Foto: Conclusión

“El problema es que no hay choferes. No se pueden agregar conductores nuevos porque la oferta laboral que le hace un titular es muy mala: los salarios son magros, no lo registran como corresponde, no percibe las vacaciones ni el aguinaldo, no accede a una buena obra social porque tiene un recibo de sueldo bajo”, reclamó Yannotti.

Entendiendo que el salario promedio de un taxista es de $58 mil, aseguró que un trabajador lo piensa dos veces antes de entrar en el rubro, al cual describió como difícil e inseguro.

No solo apuntó contra los dirigentes que representan a los titulares, a quienes tildó de no estar a la altura de las circunstancias, sino que arremetió contra otras empresas de transporte que compiten contra los taxis: “Si no ponemos una mirada fuerte y controlamos este tema vamos a seguir igual, mientras las aplicaciones extranjeras estén al acecho, esperando que nos caigamos para irrumpir”.