El agente policial quien se encontraba demorado por haber abatido a un motochorro tras un intento de asalto recuperó la libertad. De acuerdo al fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos, Gastón Ávila. En tanto, se confirmó la identidad del delincuente fallecido: Diego Hernán Villarruel de 32 años.

“Se trata de una legítima defensa ya que en el momento en que se produjo el hecho estaba en peligro su vida”, dijo Ávila sobre el hecho ocurrido el jueves alrededor de las 16 en Arijón al 1400. Es por eso que el agente policial, que estaba de civil al momento de defenderse de los motochorros, fue liberado en horas de la noche.

En base a las imágenes, el fiscal relató que el agente salía de un comercio cuando fue abordado por dos delincuentes, uno de ellos armado con una pistola 9 milímetros con la que le apuntó y le sustrajo la mochila en la que llevaba dinero y un celular. “Entonces el efectivo sacó su arma reglamentaria con intenciones de detenerlos y en ese instante fue que la persona que iba como acompañante, subido a la moto, le apuntó directamente y se produjo el intercambio de disparos”, indicó Ávila a LT8.

“El delincuente y el policía dispararon. Ahora debemos determinar con pericias y la autopsia de qué arma salieron las balas, o si fueron de ambas, que mataron al ladrón que manejaba la motocicleta. Con respecto al policía, le concedí la libertad porque no hay peligro de que entorpezca la investigación, ni que se vaya a fugar. El proceso lo seguirá en libertad”, anunció.

Diego Hernán Villarruel de 32 años, el delincuente abatido por el policía (Héctor Río)Héctor Río

Ávila destacó que el Código Penal habilita en ciertas situaciones a personas a defenderse ante un ataque ilegítimo. “Esa defensa debe ser proporcional y necesaria frente la agresión que se recibe. Al policía, cuando desenfundó su pistola con intenciones de interrumpir el robo que acababa de sufrir, el delincuente le apuntó con su arma. En ese instante, estuvo en peligro la vida del policía, quien respondió al ataque disparando”, cerró.

Por su parte, el jefe de la Policía de Rosario, Adrián Forni, destacó la actuación de su subordinado en el asalto. “Actuó observando en su justa medida con la legítima defensa, se encontraba franco de servicio, llevaba su arma reglamentaria. Hay policías que dejan el arma. Este hombre siguió siendo policía. Y lo que debo decir es que interpretó todo el escenario con la complejidad de este tipo de situaciones. En segundos tuvo que tomar una decisión y lo hizo correctamente. Fue un héroe y será condecorado”, anunció.