Aunque no hay clases presenciales, facultades y escuelas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) incorporaron medidores portátiles de dióxido de carbono (CO2). Los dispositivos fueron diseñados para garantizar la correcta ventilación de ambientes y prevenir el contagio de coronavirus.

//Mirá también: Estudiante de la UNR trabaja con el acelerador de partículas más potente del mundo

Las 15 unidades académicas de la ciudad y la región recibieron los equipos como una herramienta para “trabajar en ambientes más seguros”. El rector Franco Bartolacci aseguró que serán “esenciales” para retomar “paulatinamente” las actividades que actualmente están suspendidas por la pandemia.

Los aparatos portátiles permiten verificar si existe una correcta ventilación de los ambientes.@fbartolacci | Twitter

El proyecto para desarrollar los aparatos con la marca Ventilemos surgió de parte de estudiantes y egresados de la UNR frente a la propagación del coronavirus. Desde la institución recordaron que la vigilancia sobre la calidad del aire es “crucial” para evitar tanto esa como otras enfermedades.

//Mirá también: La UNR bautiza el estudio de su radio con el nombre de Juane Basso

Luego de la entrega, Bartolacci recordó que la reanudación de actividades presenciales “depende de mucha planificación y de la implementación de todas las medidas de bioseguridad que se tengan a disposición”. Así se refirió a la reapertura de las aulas
y también de los centros de investigación.

Un proyecto con la marca de la UNR

Los medidores fueron desarrollados por el ingeniero industrial Franco Schiavone, el estudiante de Ciencias de la Computación Mariano Crosetti y el estudiante de Ingeniería Electrónica Alejandro Crosetti.

Actualmente la comunidad científica y organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS) afirman que la transmisión por aerosoles es una de las principales vías de contagio del coronavirus.

En ese sentido, Schiavone explicó que este dispositivo es una forma de medir qué proporción del aire “ya ha sido respirado e indirectamente determinar la posible concentración de aerosoles y del riesgo de contagio por esta vía”.