El dueño del local contó que la iniciativa surgió a raíz de la baja en las ventas. Llegaron a vender hasta en 6 pagos.


La crisis que se vive en el país repercute en todos los sectores y los comerciantes buscan alternativas para sostener las ventas y sobrevivir en este contexto tan adverso. Una de las estrategias que implementó un carnicero de Granadero Baigorria es vender la mercadería en cuotas con tarjetas de crédito y sin un piso mínimo de consumo.

Es sabido que el precio de la carne se fue por las nubes y en la actualidad es un producto de lujo al que cada vez menos gente accede. Rubén Pascualini, titular de Mercado de Carnes Quilici, es consciente de eso y es por eso que decidió llevar a cabo esta iniciativa.

El carnicero tiene dos comercios en esa localidad. Uno en avenida San Martín al 700 y en el mismo corredor pero al 1200. A la hora de explicar los motivos que lo llevaron a tomar esta determinación, el hombre señaló que “la idea surgió debido a la situación por la que atraviesa el país”.

Carnicería vende carne en cuotas en Baigorria. (Street View)

Nuestro comercio hace muchísimos años que está en Baigorria y tenemos una relación especial con los clientes”, dijo Pascualini.

En diálogo con LT8, el comerciante contó que “hace treinta años” que está en ese lugar y se ve “la necesidad de la gente. Los problemas que tienen los clientes lo vemos en el mostrador”.

A raíz de esto, “tomamos la decisión de, en nuestros dos comercios, trabajar con tarjetas de crédito. Optamos por dar financiación. La gente acepta el crédito para seguir subsistiendo. Trabajamos hasta con la Tarjeta de Ciudadanía y con todas las tarjetas. La gente viene directamente a preguntar en cuántas cuotas puede comprar”, añadió el comerciante.

Consultado sobre cuánto gasta la gente, Pascualini manifestó que hay clientes que “gastan 200 pesos y también los que realizan compras grandes. Llegamos a vender hasta en seis cuotas, con un interés del 5 por ciento”.

El carnicero indicó que “el gasto promedio en su negocio son 400 o 500 pesos” y que si bien tiene “ventas de 200 pesos” también hay personas que gastan “2500, 3 mil o 4 mil pesos”. Y agregó: “La gente pide pagar en cuotas con cualquier monto. En 30 años de actividad, nunca vi algo así, que el cliente pida cuotas para pagar la carne”.

Sobre el panorama en estos meses, Pascualini sostuvo que las ventas “se estabilizaron hace un par de meses. Incluso algunos cortes bajaron”.

“Nosotros tenemos compra directa con frigoríficos y también producción propia. Por suerte pudimos mantener el precio y así hicimos diferencias para que la gente tenga opciones” cerró.






Comentarios