Un santafesino de 25 años quedó en terapia intensiva la semana pasada tras ser acusado por robo y la Justicia provincial ordenó mantener bajo prisión preventiva a un grupo de policías bajo sospecha de atacarlo a golpes luego de detenerlo en su casa.

El caso se registró en Santa Isabel, a unos 160 kilómetros al sudoeste de Rosario, donde Ricardo Paz fue sorprendido por los uniformados en el marco de un allanamiento en su vivienda. De acuerdo a las pruebas recolectadas por el Ministerio Público de la Acusación (MPA), los uniformados lo llevaron a la Comisaría 5° y allí lo agredieron físicamente antes de trasladarlo a la Alcaidía de Melincué.

La víctima se descompensó a raíz de las graves lesiones y fue derivada desde un centro de salud local al Hospital de Firmat, donde tuvieron que extirparle el bazo y comprobaron que también presentaba daños significativos en la región intestinal y en otros órganos abdominales.

Este domingo el fiscal Iván Raposo acusó formalmente a los efectivos por vejaciones en concurso ideal con el delito de lesiones gravísimas agravadas. Durante la audiencia que se llevó a cabo en Venado Tuerto, el funcionario apuntó entre los responsables a Marcela C., jefa de la seccional a la que Paz ya había llegado golpeado y donde fue atacado nuevamente con puñetazos, patadas y culatazos.