Este martes detuvieron a la hermana del jugador junto a un sicario de la banda narcocriminal, aunque ya fue liberada. Son varios los antecedentes.


Julieta Correa, la hermana de Ángel -el futbolista de la Selección-, fue detenida este martes junto a uno de los sicarios Los Monos. Aunque la joven ya fue liberada no es la primera vez que el entorno del jugador del Atlético de Madrid aparece relacionado con la banda narcocriminal.

Los Correa son oriundos de barrio Las Flores, territorio de origen de Los Monos, quienes durante años brindaron “protección” a la familia. El jugador reconoció que conocía a los integrantes del clan, aunque negó que las relaciones fueran más profundas.

Trascendió que estaba alojado en un hotel de una cadena internacional.

Las sospechas estaban puestas en que Ramón Machuca (conocido como “Monchi” Cantero), uno de los líderes de la banda, tenía al menos parte del pase del jugador que la rompió en San Lorenzo de muy chico y dio el salto a Europa.

El hecho de que se habían registrado algunas conversaciones telefónicas entre Correa y Monchi, y de que el representante del delantero, Francisco Lapiana, fuera imputado como integrante de la asociación ilícita que conformaron Los Monos, dio verosimilitud a esta versión.

Leandro Olivera fue detenido en Italia y Mendoza por la Policía Federal.

Concretamente se investigó a Lapiana como parte clave del entramado para lavar dinero proveniente del narcotráfico y de otros delitos a través de la compra de futbolistas. Sin embargo el representante terminó absuelto. Durante el juicio a Los Monos se evaluó la posibilidad de tomarle declaración al jugador.

Por su parte Julieta, de 20 años, también mostró sus contactos con la gavilla. Este martes fue detenida por la Policía Federal junto a Leandro “Chulo” Olivera, sospechado de ser el autor de los últimos ataques a balazos contra edificios del Poder Judicial y quien contaba con pedido de captura.

Entre jueves y viernes Chulo será imputado por estas balaceras, mientras que por su parte Julieta fue liberada en horas de la madrugada por no contar con antecedentes ni tener vinculación directa con la investigación.






Comentarios