El nacimiento de Esperanza desató la polémica entre pañuelos verdes y celestes. La pequeña murió a las pocas horas de vida.


Luego de conocerse la muerte de Esperanza, la beba que nació prematura y sobre la cual se habían puesto los ojos del país al no realizarse un aborto luego de que su madre fuera violada, Amalia Granata contó que tuvo la intención de adoptarla.

La periodista había sostenido que lo correcto era que la niña de 12 años, madre de la bebé, diera a luz y luego otra familia se hiciera cargo de su hija.

“Si no cuidamos a los más indefensos somos inviables. El egoísmo, el odio, la maldad se apoderó de mi país. Tristeza. A esa nena la volvemos a violar asesinando a su hijo de 6 meses #CuidemosLasDosVidas”, había publicado durante la polémica.

Sin embargo, cuando se conoció la muerte de la recién nacida, volvió a utilizar sus redes para manifestar su dolor.

“Esperanza QEPD, con tu llegada y con tu partida nos enseñaste demasiado, los ángeles no pertenecen a este plano elévate y encontrá paz, no te merecés este mundo lleno de odio y maldad”, escribió en su cuenta de Instagram.

Luego en un programa de televisión reveló que su intención había sido hacerse cargo de la pequeña una vez que nació: “Con mi pareja estábamos haciendo averiguaciones para entrar en la lista de espera para adoptarla“.

“Abrazo a la nena de 12 años porque fue de una valentía enorme (…) deseo que sea protegida por el estado”, concluyó.






Comentarios