Para el jueves se esperaba un descenso de temperatura y una mejora en las condiciones meteorológicas.


Después de una jornada que tuvo al centro y norte santafesino dentro del área de cobertura de un alerta meteorológico, este miércoles se renovó la advertencia sobre tormentas fuertes sobre Rosario y el sur provincial.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anticipó la llegada de lluvias y otros fenómenos aislados que podían crecer en intensidad en el transcurso de la noche conforme se desplazaban hacia el este de la región afectada. Además de la caída de agua se esperaban ráfagas, fuerte actividad eléctrica e incluso granizo.

Según el reporte con vigencia hasta las 14, las condiciones inestables se mantendrían con mejoramientos temporarios hasta el jueves y en Rosario el día comenzó con una sensación térmica que ya superaba los 27 grados a las 8 de la mañana.

La mínima probable registrada en el pronóstico oficial para este miércoles era  de 23 grados y hacia el mediodía no se descartaban precipitaciones. La máxima probable para la tarde era de 31° con la perspectiva de que las condiciones empeoren durante el fin de semana.






Comentarios