El técnico canalla, Edgardo Bauza, confirmó que el volante no está en condiciones de hacerlo por su dolencia física. Igualmente, será de la partida.


Leonardo Gil se recuperó de su contractura en el recto del muslo derecho y por eso será de la partida este jueves en la final de Copa Argentina. Sin embargo el volante canalla no será el encargado de las pelotas paradas para evitar exigirlo.

“Gil no va a patear pelotas paradas por su problema físico, pero igualmente tenemos muchos ejecutores”, señaló Bauza desde Mendoza, donde llegó junto al plantel y a los directivos, luego de una emotiva despedida que le brindaron los hinchas en Rosario.

“Estamos muy tranquilos, venimos a jugar una final y a ganarla”, dijo el Patón, aunque aclaró que el partido no será nada sencillo porque “son dos equipos muy parejos, cada cual tiene lo suyo”.

El DT auriazul reconoció que la ansiedad fue un problema con el que tuvieron que lidiar en la semana. “Los jugadores no deben contagiarse de esa locura de la gente: lo hablamos ayer y hoy, porque los hinchas piensan que central ya es campeón y no es así”, advirtió.

Por último consideró que obtener el título en este certamen “sería una buena forma de cerrar el año”, en el que opinó que Central fue “de menos a más”.

Rosario Central y Gimnasia y Esgrima La Plata se medirán mañana a las 21.10 en el estadio Malvinas Argentina de Mendoza, con el arbitraje de Patricio Loustau.




Comentarios