La intendenta Mónica Fein recordó que el sistema de taxis rosarinos ya cuentan con software similar al de la empresa.


Después de que se reactivara el estado de alerta entre los choferes y titulares de licencias de taxi por la posible llegada de Uber a la ciudad, Mónica Fein insistió en que la Municipalidad seguirá promoviendo y mejorando el servicio actual en vez de abrir el juego para el desembarco de la empresa estadounidense.

“Quiero que el sistema sea colaborativo pero también quiero trabajadores en relaciones de empleo dignas“, manifestó la intendenta a la hora de analizar las ventajas y contratiempos que puede generar la implementación de la aplicación que encuentra fuerte resistencia en plazas como Buenos Aires y Mendoza.

Durante la presentación de nuevos colectivos para la línea 130, la titular del Ejecutivo local consideró que si el proyecto prospera, debería modificar la normativa sobre remises para mantener un sistema “integrado”. En el marco de la situación económica actual, agregó: “No podemos tener mucho más de lo que ya tenemos. La realidad económica no está buena y hay que colaborar con los que siempre estuvieron”.

Por otra parte, la dirigente socialista argumentó que el sistema actual ya cuenta con software similar al de Uber como respuesta al reclamo de mejores condiciones en el servicio de taxis. En este sentido, reconoció que los empleados y dueños de chapas “están muy preocupados por la disminución de trabajo” que registran actualmente.

La propuesta a la que se refiere la ex diputada nacional fue presentada formalmente en el Palacio Vasallo hace casi cuatro meses por parte de la concejala María Eugenia Schmuck, quien este año también denunció ante la Justicia amenazas y agresiones físicas en las paradas de la Terminal de Ómnibus.






Comentarios