Alertados por la inminente alza del GNC, los titulares de chapa pretenden que los concejales aprueben un aumento desdoblado que alcance una actualización global de entre 25 y 30 por ciento.


Si bien en los últimos meses defendían la postura de mantener el precio y evitar aumentos para no perder usuarios, los taxistas rosarinos están evaluando pedir en el Concejo una actualización de la tarifa alertados por la inminente suba del GNC, que se sumaría a otros insumos que ya han registrado subas.

“El Ente de la Movilidad había calculado el defasaje de la tarifa en una cifra superior al 50 por ciento, pero eso antes de la devaluación. En su momento pensamos en no volcar esa variación en la tarifa, pero hoy estamos en pleno plan para pedirle a los ediles una actualización”, se sinceró Marcelo Díaz, interlocutor en representación de la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis (Catiltar).

Desde la entidad adelantaron que la suba debería ser del orden de un 25 o 30 por ciento. “Estaríamos hablando de un aumento desdoblado, por lo que deberíamos aplicar en forma urgente un incremento del 15 por ciento, como mínimo”, mencionó Díaz, en contacto con LT8.

Se especula con un aumento del 20 por ciento en el GNC, desembolso que a su vez tiene una incidencia de un 20 por ciento en el estudio de costos, sumado a insumos que ya registraron incrementos, creemos que es necesario analizar un cambio en los valores de la tarifa”, dijo el referente de Catiltar.

Las tarifas actuales en el servicio de taxis están vigentes desde el 29 de marzo pasado y se circunscriben a una bajada de bandera de $37, una ficha de $1,70 e igual valor en el minuto de espera.

A su vez la tarifa nocturna es de $43 y la ficha y el minuto de espera es de $1,90.




Comentarios