El joven de 26 años fue detenido el lunes en Córdoba tras estar siete meses prófugo.


El juez de Primera Instancia José Luis Suárez dictó la prisión preventiva para Emiliano “Jija” Avejera, buscado desde hace meses por el asesinato de Jonatan “Bam Bam” Funes, uno de los crímenes más resonantes de la disputa entre la banda integrada por los hermanos de la víctima y el clan de la familia Caminos.

Este miércoles, el fiscal Florentino Malaponte lo imputó por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y calificado por el concurso premeditado de dos o más personas, portación ilegítima de arma de fuego de guerra y encubrimiento doblemente agravado por el ánimo de lucro y por tratarse de un delito grave, todo en calidad de autor.

Se lo acusa del hecho ocurrido el 5 de febrero de este año a las 14 en la ruta nacional N°14 y la AO12, cuando acompañado por otras personas interceptaron el automóvil en el que circulaba la víctima, de 28 años, y efectúan al menos 15 disparos.

Producto del ataque falleció el conductor en el lugar, quedando su acompañante como testigo. Los agresores se dieron a la fuga luego del hecho e incendiaron el vehículo marca Ford que utilizaron en Camino San Martín y ruta N°9, en la localidad de Alvear.

Este miércoles el juez aceptó la calificación legal presentada por la Fiscalía y dictó prisión preventiva efectiva por plazo de ley. Las otras dos personas involucradas en el hecho, Enrique Solís y Damián Chávez, ya tuvieron su audiencia imputativa y se encuentran detenidos.

El sindicado como uno de los sicarios de confianza de “Los Monos”, cayó a partir de un operativo en Córdoba capital y fue trasladado a Rosario en el marco de un estricto procedimiento.

Ingresó el martes por la noche a las dependencias de la Policía de Investigaciones (PDI) en la zona sur esposado y con chaleco antibalas, para ser alojado en una de las celdas del ex Batallón 121, aguardando la audiencia de este mediodía.




Comentarios