El hermano del futbolista ya había accedido a una suspensión de juicio a prueba por un año sobre un hecho similar.


La Justicia rosarina terminó de cerrar este jueves mediante un procedimiento abreviado la causa penal en la que Matías Messi fue imputado tras el secuestro de una pistola a bordo de la lancha en la que se había accidentado a fines del año pasado en el río Paraná.

A pesar de que la familia desmintió el hallazgo en primera instancia, el hermano del jugador del Barcelona aceptó la condena por portación ilegal de arma de guerra luego de la investigación que se inició el 29 de noviembre de 2017 a la orilla del río Paraná a la altura de Fighiera. El muchacho de 36 años había llegado hasta hasta allí remolcado por otra embarcación después de sufrir heridas graves mientras navegaba hacia el sur desde General Lagos.

Tras someterse a una cirugía por las lesiones en el rostro, el rosarino debió cumplir con prisión domiciliaria y después quedó en libertad gracias al pago de una fianza de dos millones de pesos. A pesar de los cuestionamientos públicos, la defensa decidió negociar con el Ministerio Público de la Acusación (MPA) y así consensuaron una pena de 2 años y medio de prisión de cumplimiento condicional.

El acuerdo que se dio a conocer durante el Mundial de Rusia fue homologado durante la audiencia programada para las 11 en el Centro de Justicia Penal, donde el juez Juan Andrés Donnola analizó la presentación del fiscal Lucas Altare y el abogado Ignacio Carbone.

Además del último secuestro del arma calibre 380 en la lancha que protagonizó el siniestro, el hermano de Messi había accedido a una probation por un incidente similar ocurrido en octubre de 2015, cuando se resistió durante un control de tránsito de Gendarmería Nacional y le incautaron una pistola calibre 22 a bordo de su auto en la zona sur de Rosario.

Después de aquella suspensión firmada en septiembre de 2016, Altare destacó que el rosarino deberá abstenerse de cometer nuevos delitos durante 4 años. Caso contrario, pasará a cumplir la condena en forma efectiva junto con la sanción correspondiente a un eventual nuevo hecho.

Además de esta medida, la defensa de la familia del astro rosarino aceptó la orden de realizar tareas comunitarias con una carga de 8 horas mensuales con clases técnicas y físicas de fútbol para menores de edad en el Club Asociación Leones Rosarinos. A esto se sumará un tratamiento psicológico y la obligación de notificar cualquier cambio de domicilio ante la Secretaría de Control y Asistencia Pos Penitenciaria.

Fotografía: @gbelluati.




Comentarios