El agente que encabezó el operativo junto a una compañera fue recibido por el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro.


Sin dudarlo, Cristian Sala, buscó la forma de arrojarse a las aguas apenas le avisaron que un chico estaba inconsciente después de desbarrancarse. Así es que el agente de 23 años se tiró al Paraná desde unos 7 metros luego de treparse a un árbol. Su participación fue clave para salvarle la vida al muchacho de 19 que yacía inmóvil después de golpearse la cabeza en el su caída.

Apelando al lenguaje empleado usualmente por los efectivos, Cristian dio detalles del operativo que encabezó en la tarde de este lunes en la costa central a la altura de bulevar Oroño, aunque también dejó espacio para la emoción.   

“Para mi esto es un orgullo. Entré a la policía por vocación propia y me siento muy bien. Solamente con recibir felicitaciones de la familia, ya me sirve para justificar mi trabajo“, dijo Sala, en contacto con Radio 2.

Este martes al mediodía, el agente junto a su compañera María Cobos, con quien realizó el rescate, fueron recibidos por el ministro de Seguridad. Maximiliano Pullaro, que los felicitó por la tarea realizada.

El trabajo de Sala no estuvo exento de riesgos. “Buscamos la manera de bajar hasta la orilla, pero no había alternativa”, indicó el efectivo de la policía comunitaria, que usó un árbol como trampolín, desde donde se arrojó, a unos 7 metros de altura del agua.

Escuchá nota completa:





Comentarios