El concejal del PRO hizo público este jueves su encuentro con ex edil radical y sus colaboradores.


Mientras el debate sobre el aumento del boleto de colectivo acaparaba la atención en el Palacio Vasallo, el concejal macrista Rodrigo López Molina celebró este jueves un encuentro de trabajo con el radical Martín Rosúa, quien supo trabajar hasta 2013 como funcionario de la administración del Frente Progresista Cívico y Social (FPCS).

“Intercambiamos ideas y propuestas para hacer entre todos una Rosario mejor”, destacó el referente del PRO sobre la reunión con uno de los representantes que concluyó su mandato tras las últimas elecciones, por entonces ya alejado del oficialismo y mucho más cerca de la alianza de la UCR con el partido del Gobierno nacional.

Luego de mantener una posición independiente del oficialismo en el Concejo, Rosúa compitió en los últimos comicios con una lista radical ajena a la interna con los socialistas. Aunque superó las primarias de agosto, quedó lejos de poder renovar su banca.

Más allá de la foto como elemento novedoso, el ex edil ya había hecho público su apoyo hacia Cambiemos en la campaña del año pasado. Entre las acciones que llevó a cabo por entonces se destacaron los afiches con su foto y la boleta de candidatos a diputado nacional que encabezó Albor Cantard, ex secretario de Políticas Universitarias de la Nación.

Durante los dos primeros años de gestión de la intendenta Mónica Fein, el primo del dirigente justicialista Fernando Rosúa trabajó como subsecretario de Producción de la Municipalidad, aunque el alejamiento del Frente Progresista se profundizó a partir de su desembarco en el Concejo.




Comentarios