Parte de la oposición elogió la proporción destinada a uso público, pero preocupa el impacto ambiental.


La comisión de Planeamiento del Concejo Municipal recibió este lunes a representantes de la desarrolladora conducida por Aldo Lattuca, encargada de una propuesta enviada junto con el Ejecutivo para reconvertir el predio donde funciona una de las cocheras más grandes del microcentro.

A tono con las advertencias ya realizadas por especialistas en ecología, la concejala María Fernanda Gigliani adelantó luego del encuentro que los ediles contarán entre sus exigencias un informe de impacto ambiental para despejar las dudas que dejó la exposición inicial sobre la construcción de dos torres de 76 y 85 metros junto a un tercer volumen de 12 pisos.

“El proyecto es bastante generoso en cuanto al uso público de la superficie, el cual representa el 50%, y hay una vocación de apelar al uso de tecnología para el ahorro energético mediante muros y terrazas verdes“, detalló la representante del interbloque Nacional y Popular. No obstante, admitió que esta parte positiva “entra en contradicción con la altura” de los edificios.

La iniciativa representa un aumento de 40 mil metros cuadrados de superficie construida en la city rosarina, aunque los emprendedores dejaron en claro que pretenden privilegiar el uso residencial por sobre el comercial y de oficinas. Sobre esta cuestión, Gigliani se mostró satisfecha y argumentó: “Tememos lo que ocurre en otros centros urbanos que a la noche son sumamente inseguras y quien vive allí decide retirarse”.

Si bien aún no arrancó el análisis formal, la presidenta de la comisión observó que falta información para “ver la materialidad del proyecto” y consideró en diálogo con LT8 que “el expediente está bastante flaco” en cuanto a las ilustraciones para dar cuenta de la magnitud de las obras.






Comentarios