La fuerza emitió un comunicado en el que aseguró que no va a "tolerar tales conductas" por partes de sus miembros.


Lo que ocurrió hace cuatro días sin ningún tipo de declaración pública finalmente tuvo una respuesta de parte del Ejército Argentino apenas horas después de que el Ministerio Público de la Acusación (MPA) diera a conocer que un soldado voluntario estaba detenido e imputado por violar a una compañera en la provincia de Santa Fe.

El relato oficial sobre las actuaciones de la fuerza de seguridad se dio a conocer este domingo a última hora de la tarde, cuando el departamento de Comunicación Institucional emitió un comunicado para dar cuenta de las medidas que había tomado al respecto y asentar “su clara postura de no tolerar tales conductas por parte de sus miembros”.

De acuerdo a la versión ofrecida por la institución, la denunciante primero informó a sus superiores sobre lo ocurrido el miércoles pasado a las 13 y luego se autorizó al personal de la Policía de Investigaciones (PDI) para ingresar al predio de la ciudad de Santo Tomé y tomar las medidas correspondientes a la investigación.

Desde el Ejército agregaron que la soldado “fue asistida psicológicamente a través del oficial de género de la unidad y del servicio de sanidad”. Si bien la víctima se presentó inicialmente ante la Policía Federal en la ciudad de Santa Fe, la cual detuvo al acusado, el caso luego pasó a manos del MPA.

Poco después de que trascendiera la imputación y el pedido de prisión preventiva por parte de la Fiscalía contra el muchacho de 26 años, voceros de la fuerza indicaron que ya se habían iniciado “las actuaciones administrativas correspondientes para separar al responsable en caso de comprobarse el delito”. Al mismo tiempo, asentaron “su repudio a todo hecho que implique alguna forma de violencia de género”.






Comentarios