Perciben $120 mil de bolsillo, pero además disponen de $250 mil mensuales acumulables para "ayuda social".


Un diputado provincial santafesino cobra más de $120 mil de bolsillo, entre los $70 mil de salario más $50 mil en gastos de representación. A eso hay que agregarle una jugosa caja de $250 mil mensuales acumulables para ayuda social, contratos y viáticos.

Semejante cifra coloca a los santafesinos en el cuarto lugar del ranking de legisladores provinciales que más ganan en todo el país, sólo por detrás de los de La Pampa ($146 mil, más $48 mil para ayuda social), Chubut ($130 mil) y Formosa ($130 mil, más de $9 mil a $300 mil en gastos de asesores), según publicó el diario La Nación.

Cabe recordar que el presupuesto provincial aprobado para este año estipula un gasto total de $2.711 millones para la Legislatura, repartidos $1.638 millones para Diputados y $1.073 millones para Senadores, que por ser menos, cada uno cobra mucho más todavía. Esto representa un incremento interanual del 27,09% respecto a 2017, cuando la pauta inflacionaria establecida en el texto es de 15,7%.

La cifra total que se le destina al Legislativo en Santa Fe es casi idéntica que todo lo que invierte en obra pública en la Provincia. Y a esto se llega porque al salario básico se le debe sumar el polémico Fondo Unificado de Cuentas Oficiales (FUCO) que percibe cada uno.

Este fondo, denominado popularmente “cajita” les sirve a diputados y senadores hacer clientelismo político en sus distritos y les facilita la renovación periódica de sus mandatos.

Tiempo atrás, en una nota del diario La Capital, se publicó que Diputados destinará para este rubro catalogado como “ayuda social” $150 millones ($3 millones anuales por cada legislador), mientras que el Senado dispondrá de $184 millones ($9,6 millones por cada uno de los 19 senadores).

No conforme con ello, la Provincia también les otorga $4,5 millones a la Cámara Baja por “pasajes y viáticos”, $1,5 millones por “servicio de ceremonial” y $204 millones para gastos de funcionamiento. Por su parte en la Cámara Alta perciben $38 millones en “gastos protocolares” y $211 millones en “gastos de funcionamiento”.






Comentarios