Los gremios marcharon esta mañana desde la plaza 25 de mayo hasta la sede de Gobernación.


Estatales, docentes y profesionales de la salud se movilizaron este jueves en reclamo de una mejora salarial respecto a la fijada por decreto por el gobernador. Hubo desafectación de trabajadores de ATE Rosario, Amsafe Rosario y Siprus. Además, participaron los obreros aceiteros en conflicto con Cargill. 

La marcha partió a las 10 desde Plaza 25 de Mayo y tuvo su desenlace en la plaza San Martín, frente a Gobernación.

En las escuelas se desobligó a los alumnos entre las 10 y las 13 para que los docentes participen de la movilización, mientras que la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) Rosario desafectó a sus trabajadores de 9 a 14.

“El conflicto por la paritaria en el sector público no cesa. La cerrazón del gobierno provincial en torno a mejorar la propuesta generó el rechazo aplastante en todas las bases de los sindicatos que nuclean trabajadores dependientes del Estado. Por eso continuando las medidas unitarias desarrolladas desde fines de febrero, se realizará una nueva jornada de protesta”, había manifestado la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA) santafesina mediante un comunicado.

La movilización se dio esta mañana en el centro de la ciudad

Siprus realizó una jornada provincial de lucha, con volanteadas de 8.30 a 10 en la puerta de los hospitales Baigorria, Provincial y Centenario. Asimismo, previo a la marcha hubo una concentración frente a la sede local del Ministerio de Salud en Laprida y Rioja por el despido de una trabajadora del Centro Cultural Gomecito.

Una vez que llegaron los gremios frente a Gobernación, se realizó un acto unitario del que también participaron los empleados despedidos por Cargill, que denunciaron no sólo la ausencia de la empresa en la última audiencia sino el grave riesgo que se corre en la planta que la empresa posee en Villa Gobernador Gálvez.

Vale destacar que en Amsafe Rosario se votaba hasta este viernes entre tres mociones que salieron de una asamblea que analizó la última oferta salarial realizada por el Gobierno provincial, que ofreció adelantar la aplicación de la cláusula gatillo, otorgar un extra por material educativo y devolver lo descontado por los días de paro, en caso de que los gremios docentes acepten la propuesta salarial del 18% que no se modificó, respecto del esquema original.

De las tres variantes que se pusieron a consideración, una sola estipula la aceptación por considerar que la última propuesta “incluye importantes avances en nuestras condiciones de trabajo y un aumento salarial para activos y pasivo”.






Comentarios