La Lepra tuvo premio cuando los cordobeses ya se habían acomodado tras el empate con un penal dudoso.


La gran campaña de Talleres sigue empañándose tras la derrota ante Boca Juniors en la Bombonera y este lunes Newell’s le dio un nuevo golpe a los cordobeses en Rosario, donde ganó por 2 a 1 gracias a un gol conquistado a menos de diez minutos del final del partido.

Los cordobeses no pudieron superar la línea de Independiente y San Lorenzo en la tabla de la Superliga para acercarse al Xeneize, por lo que quedaron a 9 puntos de la cima con 41. La Lepra, en tanto, se recuperó tras la contundente derrota ante Atlético Paranaense por Copa Sudamericana y rápidamente se puso en ventaja gracias a una excelente jugada que coronó Víctor Figueroa con un derechazo alto.

El equipo de Omar De Felippe tuvo muchas chances para ampliar la diferencia sobre el Matador, pero la mala definición y la gran noche de Guido Herrera lo llevaron a lamentarse poco antes del entretiempo, cuando los visitantes empataron con un penal de Santiago Silva.

La jugada previa al gol tallarín generó protestas ante el árbitro Patricio Loustau, quien cobró una infracción de Leonel Ferroni cuando disputaba la posición con Aldo Araujo dentro del área local. Para colmo de males, el arquero de la Te había evitado el segundo gol rojinegro antes en un remate de Héctor Fértoli, pero el referí no advirtió el manotazo y cobró el saque de arco que desembocaría en la sanción.

En el complemento, los dirigidos por Frank Kudelka consiguieron mejorar su trabajo y Newell’s siguió apostando a salir rápido desde el fondo, pero cada vez que acertó para llegar a convertir se topó con Herrera. La excepción a la regla fue el soberbio derechazo que metió Jerónimo Cacciabue, quien con 20 años debutó en Primera y en su primer partido como titular le dio el triunfo a su equipo con un remate a la salida de un córner.




Comentarios