La abuela de Sergio Giglio confirmó que su nieto no presentaba lesiones graves en otras partes del cuerpo.


La abuela del joven de 22 años fallecido el último sábado en el Hospital Eva Perón aseguró que su nieto tenía “destruida la cabeza” por los golpes que constataron los médicos luego de ser detenido en la Subcomisaría 21° el martes de la semana pasada.

“Se lo acusa de un robo que hubo a las 10 de la mañana con un arma blanca, pero él estaba trabajando. El patrón lo bajó de la camioneta en la colectora para que vaya a su casa, pero nunca llegó“, apuntó Urbana Ramírez, quien se encontraba junto a otros familiares del muchacho en la puerta del Instituto Médico Legal (IML).

En diálogo con LT8, la mujer confirmó que los compañeros de Giglio ya fueron a declarar y que el joven llegó “prácticamente sin vida” al centro de salud de Granadero Baigorria “porque nunca más reaccionó” después de ser trasladado a la seccional de zona noroeste.

Ramírez contó que Sergio vivía en Ciudad Oculta con su abuelo y su madre, quien salió a buscarlo cuando empezó a consultar a sus amigos y comprobó que nadie sabía dónde estaba. Respecto de las versiones que lo vinculaban a un asalto, respondió: “No tenía antecedentes, solamente problemas familiares con la pareja, pero no vienen al caso”.

Los familiares de Giglio asistieron este martes a las instalaciones vecinas al Hospital Carrasco para interiorizarse sobre la autopsia que solicitó el fiscal Adrián Spelta con el fin de determinar la causa de la muerte del joven hallado inconsciente detrás del supermercado Carrefour en Jorge Newbery y Circunvalación.




Comentarios