La medida busca evitar la instalación de puestos ilegales y vendedores callejeros.


La peatonal Córdoba, otrora epicentro de la venta ambulante en días de huelga de inspectores municipales, amaneció este jueves una vez más bajo custodia de agentes policiales que conformaron un operativo para evitar la instalación de manteros durante las 48 horas de la medida de fuerza.

Se inició así el paro en rechazo de la oferta de aumento del 18 por ciento que expuso la Secretaría de Municipios y Comunas de Santa Fe a la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales (FESTRAM) y a la Asociación Sindical de Obreros y Empleados Municipales (ASOEM)

Si bien en la previa de la protesta el Ministerio de Trabajo provincial dictó la conciliación obligatoria que insta a cesar con con cualquier pretensión de paro para sentar a las partes un contexto de diálogo, los municipales decidieron ignorarla.

Desde la Municipalidad confirmaron que están previstas guardias mínimas para la atención de situaciones en materia de prevención y control urbano y en hospitales y el SIES.

Los centros de salud permanecían cerrados y en el CEMAR se reprogramaban los turnos. También advirtieron que queda al servicio de la comunidad la línea telefónica de Defensa Civil para atender situaciones de emergencia, cuyo número de marcado es 103.

Los municipales comenzaron este jueves un paro de 48 horas luego de considerar insuficiente la propuesta salarial presentada por los intendentes y presidentes comunales en la última reunión paritaria.




Comentarios