En Casilda habrían permanecido 23 días y dado falsas identidades para firmar un contrato de alquiler. Se estima que lograron un botín  superior al millón y medio de pesos. 


La Justicia busca a una falsa parapsicóloga que realizó estafas en la región. Cobró abultadas sumas de dinero por sus servicios y repentinamente abandonó la casa que alquilaba en Casilda y desapareció.

Una de las primeras denuncias formales fue radicada por un hombre de unos 40 años ante la Comisaría 4° de Chabás. Cuando se enteró sobre los supuestos poderes de la tarotista no dudó en acudir con ella para tratar de recuperar el amor de su vida.

La mujer con engaños logró que le entregara unos 400 mil pesos antes de que la víctima sospechara y comenzara a llamarla sin poder contactarse.  Esto movilizó una investigación a cargo del Ministerio Público de la Acusación de Casilda que envió a la policía al domicilio de la parapsicóloga.

Una vez en el lugar, lograron contactarse con el dueño de la propiedad que alquilaba la mujer junto a su marido y este indicó que al momento de firmar el contrato la pareja le había dicho que eran ingenieros.

El caso salió a la luz, y a raíz de ello, otros damnificados contaron su experiencia con la falsa tarotista. Una mujer, que padecía dolores en sus piernas, decidió consultarla en busca de un alivio pero solo consiguió ser estafada. Acudió a dos sesiones por las cuales pagó 1200 pesos y comenzó a sospechar cuando le dijo que al siguiente encuentro debía ir sola y hasta le preguntó en qué parte de la casa guardaba el dinero.

Según trascendió, la documentación presentada por la pareja al arrendatario señalaba que eran de nacionalidad chilena, aunque se cree que podría ser apócrifa.

En Casilda, el supuesto ingeniero se registró con anterioridad en un hotel como Salvador Tapia; aunque a la hora de mostrar su DNI para el contrato de alquiler en la casa figuraba como Salvador Betancourt. Además, uno de los celulares con los cuales se manejaban tenía característica de Villa Mercedes San Luis.

En Casilda se estima que estuvieron 23 días en los que habrían obtenido un botín superior al millón y medio de pesos. Los delincuentes se movilizaban en una pick up Nissan color gris, con un trailer, de los cuales no hay mayores detalles.

Los investigadores asocian a esta pareja con los casos registrados el año pasado en San Lorenzo donde la supuesta tarotista se hacía llamar Luciana, concretando también estafas por abultadas sumas de dinero ofreciendo solucionar problemas de pareja, laborales y de salud.




Comentarios