Personal de un servicio de seguridad privada contratado por la empresa bloqueó la salida de colectivos. Acordaron una reunión y se liberó el corte.


Minutos después de las 8.30, se levantó el bloqueo que empleados de una empresa de seguridad privada realizaban frente a uno de los galpones de Rosario Bus en Granadero Baigorria, que complicaba la salida de los colectivos amarillos.

Bajo promesa de reunirse con la conducción de la compañía de transporte, los trabajadores de la firma de seguridad decidieron despejar la salida de los micros y en el trascurso de la mañana se aseguraba la normalización de la frecuencias de las líneas afectadas.

El piquete se había iniciado pasadas las 7 de la mañana por personal de la empresa CASI que presta servicios de vigilancia que por decisión del directorio de Rosario Bus dejará de operar.

La medida afectó la frecuencia de casi la mitad del las líneas del transporte urbano de Rosario. Todos los servicios de Rosario Bus presentaron problemas para cumplir con los recorridos a excepción de las líneas 125, 128 y 130.




Comentarios