La cifra anual casi duplica la media nacional pero es la más baja registrada en esta década.


Hay que remontarse hasta 2010 para encontrar estadísticas oficiales con niveles similares a los actuales en materia de crímenes dentro de Rosario y su área metropolitana. A pesar del incremento en el último trimestre y excepciones preocupantes como la de Villa Gobernador Gálvez, la tasa de homicidios en la ciudad y la región se redujo por cuarto año consecutivo.

Un relevamiento preliminar realizado por Vía Rosario sobre datos del Ministerio Público de la Acusación (MPA) arrojó que en 2017 hubo 155 asesinatos, lo cual representa una caída superior al 13% en relación a los 180 casos registrados durante el período anterior.

El total redujo la tasa a 12,12 homicidios cada 100.000 habitantes en el Gran Rosario, una cifra que casi duplica los 6,6 casos de la media nacional. No obstante, el dato confirma la tendencia que habían destacado a principios de año los funcionarios de la Casa Rosada a la hora de ponderar la caída en la cantidad de crímenes en todo el territorio provincial gracias a la colaboración de las fuerzas federales.

Mientras Villa Gobernador Gálvez experimentó una marcada suba en los indicadores de violencia y tiene cerca de tres veces más asesinatos que el promedio en Argentina, Rosario concentró alrededor del 74% de los episodios que comenzó a investigar este año la Justicia provincial y sumó 111 hechos.

Más allá de que los datos preliminares siguen ampliando la diferencia respecto del pico de 264 casos que marcó un quiebre en 2013, se mantiene como constante el predominio de víctimas jóvenes, ya que una de cada dos personas asesinadas tenía entre 15 y 28 años.






Comentarios