Los trabajadores ingresaron este lunes para realizar tareas de mantenimiento ante la compra de los próximos dueños.


El personal de la planta de SanCor en Centeno regresó este lunes a las instalaciones de la cooperativa para realizar tareas de mantenimiento ante la inminente venta del predio a La Tarantella, una de las empresas que participó en las negociaciones iniciadas hace ocho meses con la participación del Gobierno de Santa Fe y otros actores estatales.

“La verdad es que estamos muy contentos. Hay que agradecer a todos los que se movieron para esto”, expresó Claudio Ordóñez, uno de los representantes de los 40 trabajadores que se ilusionan con volver a sus funciones en la fábrica de queso luego de la crisis en la firma de capitales cordobeses y santafesinos.

Fuentes de la comuna de Centeno agregaron que los trabajos son una iniciativa conjunta entre SanCor y los futuros dueños para poner a punto la planta y reanudar la producción en cuanto esté cerrada la operación para el cambio de marca.




Comentarios