La Justicia rosarina prohibió a Vicentin cambios en su estructura accionaria y en la de las demás empresas a ella vinculadas. La resolución de primera instancia responde a una denuncia por estafa contra la agroexportadora por parte de uno de los acreedores de la compañía con sede en el norte santafesino.

La orden de no innovar surge después de operaciones recientes que incrementaron las sospechas sobre maniobras para vaciar a la cerealera mientras se tramita el concurso preventivo en los Tribunales provinciales de Reconquista. Entre ellas se destaca su salida del frigorífico Friar y de Buyanor, así como la compra de su socia Glencore de su parte en Renova.

La investigación sobre la actuación de la empresa fundada en Avellaneda está a cargo del fiscal Miguel Moreno y se tramita en paralelo con el proceso en el fuero civil y comercial para afrontar una deuda exorbitante: 1.340 millones de dólares y 34.000 millones de pesos.

A la hora de pedir ante el juez Nicolás Foppiani la medida cautelar, el representante del Ministerio Público de la Acusación (MPA) apuntó también a la salida de los integrantes del directorio y su situación patrimonial actual. Tanto en ese caso como en el de los responsables de otras empresas vinculadas, dio cuenta de que todos han puesto en marcha "un proceso de desprendimiento de bienes".