Los guardias de seguridad le encontraron decenas de latas escondidas entre sus prendas.


Una ladrona fue escrachada en un supermercado rosarino robándose decenas de artículos comestible. Fue echada por los empleados de seguridad.

La mujer se disponía a retirarse de la sucursal de Pellegrini y Mitre de La Gallega con una gran cantidad de latas metidas entre sus prendas.

Tras ser descubierta por los guardias, la obligaron a vaciar sus bolsillos y empezó a caer todo lo que se llevaba. “De esto tengo el ticket, esto lo pagué”, decía mientras se quejaba de la requisa.

Finalmente, cuando la echaron, se despidió con una frase muy particular: “No vuelvo más”, dijo.




Comentarios