El ex Unión se reunió con el presidente Di Pollina y zanjó diferecias. Por su parte el uruguayo es pretendido por Independiente.


Central logró apagar un principio de incendio a raíz del malestar que evidenció Emanuel Brítez con un integrante del cuerpo técnico que encabeza el Kily González. Es que el presidente Rodolfo Di Pollina decidió convocar a un cónclave a los efectos de superar las diferencias, algo que consiguió para calmar las aguas en Arroyo Seco.

De la charla participaron, además de Di Pollina y Brítez, el entrenador Canalla Cristian González y el secretario deportivo Raúl Gordillo, quienes escucharon los considerandos del ex Independiente y hubo compromiso colectivo de aunar esfuerzos para encolumnarse en un objetivo grupal y deportivo.

Partes consultadas coincidieron en que el tono del encuentro siempre fue cordial y que es habitual dentro de un ámbito laboral y profesional. Ya en horas de la tarde, el propio futbolista publicó un posteo en su historia de Instagram desactivando lo que pudo haber sido una bomba cerca de estallar por Arroyito. “A mí no me importan los RUMORES. Todos juntos”, escribió.

Conferencia de prensa de Emanuel Brítez (@CARCoficial)

Por otro lado, el futuro de Federico Martínez en Central es incierto. Es que a la falta de pago de la institución hacia Liverpool del 30 por ciento que adquirió a principio de año y una inminente resolución desde FIFA, se suma el interés fuerte de Independiente de contar con el futbolista tras un seguimiento que había realizado Jorge Burruchaga.

En ese contexto, resulta ineludible señalar que los uruguayos tienen en Suiza una demanda por el incumplimiento Canalla que podría tener resolución a principios de octubre por el total de lo pactado mas intereses y costas, cifra que podría trepar a los 900.000 dólares, hoy imposible de afrontar por la tesorería auriazul.

No obstante, para que cualquier intento del Rojo, o de cualquier institución con pretensiones de quedarse con los servicios del oriental prospere, deberá existir el guiño auriazul, ya que son los rosarinos quienes transitoriamente poseen los derechos federativos del futbolista y no puede estar ajeno a la negociación en caso que exista una propuesta firme sobre la mesa.

El representante del volante, Hamilton Herrera, afirmó en el Diario Realidad de Rosario: “Nos han llamado de varios lados pero no hay nada concreto aún. No sólo de Independiente, sino de varios equipos. No hay nada. Por la pandemia, no hay un peso en los clubes. Palma (presidente de Liverpool) no es un presidente común, maneja el club de una forma excelente, se hacen las negociaciones como él quiere, no como los otros clubes quieren”.

Fuente: Noticias Liga Profesional de Fútbol




Comentarios