El fuerte viento norte que empezó a soplar este sábado puso en jaque a un grupo de familias por los incendios en las islas frente al Gran Rosario. Quienes viven allí denunciaron que las llamas avanzaron hasta la zona cercana a sus casas este sábado y advirtieron que el foco se produjo por la visita de personas que fueron a pasar el día y prendieron fuego.

"Por favor tráiganse sus viandas y agua caliente en un termo, eviten acampar al menos por el lapso de un mes hasta que se inicien las lluvias y pase esta terrible sequía", reclamó Viviana Botargues, una de las habitantes de la Boca de la Milonga. La mujer advirtió que las condiciones meteorológicas actuales que incluyen la bajante histórica del río derivaron en la falta de "cortafuegos naturales" y la abundancia de camalotes secos y pastizales inflamables.

Radicados en la región ubicada entre Capitán Bermúdez y Granadero Baigorria, alrededor de 20 vecinos pasaron la tarde desmalezando y mojando el suelo con bombas de agua y mangueras. Las llamas se fueron acercando desde el norte y esperaban urgente la presencia de Prefectura junto a los bomberos y personal de Defensa Civil.

Botargues aseguró que muchos de los incendios de varias zonas del humedal son intencionales y con "propósitos específicos", aunque no pueden identificar a los autores. Sin embargo, aclaró: "Estos tres que les menciono fueron por personas irresponsables y negligentes que ante las mencionadas condiciones prenden fuego".