Las bebas fueron trasladadas en incubadoras como parte de un operativo inédito en plena pandemia.


El Hospital Roque Sáenz Peña de Rosario recibió a la protagonista de un parto prematuro sumamente inusual. La mujer tuvo mellizas en ciudades diferentes y las tres recorrieron 200 kilómetros a lo largo de las sucesivas derivaciones para poder atenderlas.

A los 31 años, Leonila Acosta ingresó al Samco de Cañada Rosquín este lunes a la noche y una pediatra fue la primera en atenderla y recibir a la pequeña Amelia. Dado que precisaba una cesárea para dar a luz a la segunda beba, decidieron llevarlas a El Trébol, unos 40 kilómetros al sur. La mamá viajó en una ambulancia y su hija recién nacida fue derivada en incubadora a bordo de otro vehículo.

La doctora Carolina Bainotti fue la encargada de tomar la posta en el departamento San Martín. La paciente llegó, se sentó en la camilla de parto y la segunda niña “nació a los tres minutos“. Con algo más de dos kilos de peso, Josefina se sumó a su hermana y a su madre a la lista de pacientes para el último traslado, que fue el más largo. Este miércoles, todas se encontraban en buen estado en la maternidad de uno de los principales centros de salud públicos de Rosario.

Instalada en el Hospital Roque Sáenz Peña, Mirta Díaz confirmó que sus nietas se encontraban alojadas en el área de neonatología. En diálogo con Radio 2, la mujer de 58 años contó que ya es bisabuela. A los 15 fue mamá por primera vez y luego tuvo otros 11 hijos, de modo que actualmente cuenta unos 30 nietos. “Los conozco a todos”, aseguró cuando le preguntaron si recordaba los nombres de cada uno.




Comentarios