Frente a la aceleración de la curva de contagio de coronavirus en la región, Aguas Santafesinas S. A. (Assa) decidió suspender la atención al público en Rosario. La medida que rige desde este lunes también afecta a otras tres ciudades del departamento.

A partir de la declaración del conglomerado urbano como zona de transmisión comunitaria de COVID-19, la empresa resolvió evitar el ingreso de clientes hasta nuevo aviso. Mientras tanto, recomiendan realizar reclamos y demás trámites a través de la página web oficial de la firma, donde pueden hacers consultas por problemas técnicos y comerciales, entre otros.

En paralelo con la prohibición de reuniones afectivas a nivel local y otras recomendaciones de las autoridades sanitarias por el incremento de casos positivos, la firma extremó los recaudos con el objetivo garantizar la prestación del servicio público. Asimismo indicaron que apuntan "particularmente a preservar el personal" en esa línea y recordaron que es preciso "actuar con mayor prudencia a fines de evitar aglomeraciones" durante la pandemia.

De esta manera, Assa dejará de recibir a usuarios rosarinos en las oficinas de los Centros Municipales de Distrito (CMD) y en su sede de Bulevar Avellaneda. Lo mismo ocurrirá en las instalaciones de Funes, Granadero Baigorria y Villa Gobernador Gálvez.