El final de la fase de aislamiento social, preventivo y obligatorio llevó al Estado a ampliar su mirada sobre nuevas actividades habilitadas desde este lunes en el espacio público. Entre ellas, la Municipalidad hizo un balance positivo del primer día con corredores y ciclistas en las calles de Rosario.

El secretario de Deportes y Turismo, Adrián Ghiglione, consideró que fue "un acierto" establecer la franja de 12 horas desde la mañana. Así planteó que la presencia de los deportistas la ciudad marcó un contraste notable con el amontonamiento que se produjo en Buenos Aires con un permiso limitado casi totalmente a la noche y la madrugada.

"Sabemos que el uso de las cuelleras es incómodo, por suerte ya empieza el frío", comentó el funcionario ante la consulta de LT8 sobre las medidas de protección especiales que implementaron algunos atletas. Cabe recordar que éstas van más allá del uso obligatorio de barbijos o protectores que cubran la nariz, boca y mentón.

Por otra parte, no fueron muchos los gimnasios que terminaron de adecuarse a tiempo la normativa para reabrir en la nueva fase de distanciamiento. El titular de un establecimiento en zona sur, Víctor Armandi, admitió que no es sustentable trabajar con las restricciones actuales, pero esperan que se la situación se flexibilice en la medida que mejore la situación epidemiológica. En cuanto a la llegada de los primeros deportistas, manifestó que cumplieron "a rajatabla" con las medidas de prevención y sólo hubo algunos inconvenientes a la hora de hacer ejercicios aeróbicos.