Una joven de 19 años denunció a su suegro enfermo de coronavirus en la zona oeste de Rosario. Según fuentes policiales, el paciente fue hasta la vivienda de su familia luego de haber sido hospitalizado y pensaron que se había escapado. Tras aclarar la confusión, la Justicia dispuso que tanto él como el resto de sus parientes quedaran aislados.

El caso trascendió a partir de un llamado al 911 y la intervención del personal de la Comisaría 32° frente a la casa de la muchacha. El hombre de 53 años estaba esperando en la vereda y los uniformados le pidieron que mantuviera distancia allí para evitar el contagio del resto de las personas involucradas.

Ante esta situación, los efectivos pidieron ayuda al Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias (Sies) para determinar cuál era la medida más segura. Así corroboraron que previamente había sido atendido en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca) y había dado positivo por COVID-19. Luego de la consulta telefónica, el médico coordinador determinó que no hacía falta internarlo y se remitieron las actuaciones del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Desde Fiscalía notificaron al enfermo y al resto de los integrantes de su familia tras analizar el caso. De esta manera les ordenaron cumplir con el aislamiento obligatorio a la espera de nuevos controles médicos para evaluar su estado de salud.