El pronóstico oficial anticipó que el calor no cederá en el inicio de la semana y hay baja probabilidad de lluvias.


A pesar de que cayeron algunas gotas por la madrugada, el calor no da tregua en Rosario y la ciudad amaneció este domingo con un pronóstico de 35 grados de máxima. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la temperatura se mantendrá alta al menos hasta el miércoles.

El cielo se despejó por completo a media mañana y se esperaban algunas nubes para las últimas horas del día. Al igual que el día anterior, el organismo oficial anticipó una noche cálida con 29 grados de cara a un lunes con poco margen para refrescarse.

Después de las abundantes lluvias del viernes, el tiempo en Rosario promete algo de alivio recién hacia el jueves. Hasta entonces aparecen probables chaparrones y tormentas aisladas entre martes y miércoles, principalmente por la mañana.

Según el último informe del sistema de alerta temprana por ola de calor, la ciudad no se cuenta entre las regiones cuyo nivel representa peligro para la salud de la población. No obstante, la temperatura seguirá rondando los 30 grados en los próximos días con viento desde el este.




Comentarios