El entrenador de Central consideró que será difícil reemplazar a Gil y a Barbieri, y se fastidió por la indefinición del tema Molina.


El entrenador de Central, Diego Cocca, inició molesto la pretemporada porque la arrancó con tres titulares menos, en referencia a las salidas de Leonardo Gil y Miguel Barbieri, y la indefinición del tema Nahuel Molina.

“En las vacaciones estuvimos todo el tiempo hablando, soy consciente de que los dirigentes trabajaron y estuvieron tratando de levantar esto, pero bueno hoy la realidad es que hoy tenemos tres titulares menos, y está claro de que cuando empiece el torneo, el responsable de lo futbolístico soy yo”, manifestó con cara de fastidio Cocca, en su primera conferencia de prensa en 2020.

En cuanto a la intempestiva venta de Barbieri al Tijuana, cuando tenía todo arreglado con Central, consideró: “Se iba negociando hace rato, pero esto es así, el mercado tiene un tiempo largo y hasta que uno no tiene las cosas firmadas, no se termina. Se intentó, se hizo todo lo posible, pero cuando aparece una oferta que no se puede superar, no hay mucho que hacer”.

“Hasta que elegimos el refuerzo, viene y se entrena hay tres semanas y en tres semanas estamos jugando, pasan volando, es una pretemporada muy corta”, dijo el técnico desde el predio de Arroyo Seco, donde volvió a practicar Marco Ruben tras su incursión por Brasil.

Respecto al lateral derecho Nahuel Molina, que el viernes no estuvo, señaló: “Hablé con él hace unos días. Es el jugador de Boca y tiene que hacer lo que Boca le pida. Pero él es consciente de que acá juega, que estaba muy bien, contento y sentía que evolucionaba. Esperemos a ver que decide Boca”.

“Lo que quiero es lo mejor para Central, como DT necesito jugadores interesantes, de jerarquía, que se pongan la camiseta y que representen lo que necesitamos lo más rápido posible. Estamos trabajando en eso. Siempre cuando se empieza un torneo, uno tiene expectativas, más con lo importante que fue haber cerrado bien el año en el semestre pasado”, cerró.




Comentarios