La causa sobre la muerte de Franco Casco pasó a la última instancia tras a elevación a juicio oral para 19 policías rosarinos. La investigación sobre la desaparición forzada y el asesinato del joven oriundo de Florencio Varela comenzó hace poco más de 5 años y la instrucción se cerró este lunes.

La resolución del doctor Carlos Vera Barros respondió de esta forma al pedido del fiscal federal Guillermo Lega, encargado de la última parte del trámite del expediente. Además de la privación ilegítima de la libertad de la víctima, cuatro uniformados fueron acusados por torturar al muchacho en la Comisaría 7° a principios de 2014.

Diego Álvarez, Cecilia Contino, Walter Benítez y Fernando Blanco fueron identificados como los efectivos responsables de los aberrantes hechos que denunció la querella en la seccional de barrio Agote. A estos se suman César Acosta, Guillermo Gysel, Cintia Greiner, Rocío Hernández, Marcelo Guerrero, Enrique Gianola Rocha y Esteban Silva. También se encuentran procesados Franco Zorzoli, Elisabeth González Belkis, Rodolfo Murúa, Walter Ortiz, Romina Díaz y Ramón Juárez.

La nómina la completan Pablo Siscaro y Daniel Escobar, dos integrantes de Asuntos Internos de las fuerzas provinciales considerados partícipes secundarios por encubrir la maniobra que concluyó con el cuerpo del joven arrojado al río Paraná. Diferente suerte corrieron los exjefes de la división Aníbal Candia, Sergio Pieroni y Carlos Alberto Ríos, sobreseídos junto con otras 9 personas.